jueves, 31 de octubre de 2013

Grecia: Fotografía OVNI sobre el Templo de Poseidón

Grecia
Fotografía OVNI sobre el Templo de Poseidón
por Alejandro Rojas

Crédito: openminds.tv
El sitio web XFiles.gr presentó una fotografía OVNI reciente tomada sobre el Templo de Poseidón, en el cabo Sounion. Fue entregada por un hombre que pidió no ser identificado, el pasado sábado 19 de octubre.

El testigo, que XFiles.gr refiere como el Sr. X, dice que él y su esposa pasaron una media hora tomando entre 40 y 50 imágenes del templo. No notaron nada extraño. Sin embargo, una vez en casa el señor X notó algo extraño en una de las fotos. Cuando la amplió no podía identificar qué era el extraño objeto.

El objeto no se podía ver en cualquiera de las otras imágenes, incluso las tomadas
segundos antes y después. A menudo, en los casos en los que un objeto no es advertido cuando se toman las fotos, pero se lo ve en la imagen cuando las imágenes están siendo revisadas ​​más tarde, el objeto es un pájaro o un insecto que tiene un aspecto extraño debido a la falta de definición por el movimiento. Sin embargo, Sr.X cree que el objeto es demasiado grande para ser un ave o insecto. Además no hay una falta de definición de movimiento aparente. 

Imagen completa del Sr. X con el Templo de Poseidón y el OVNI en el fondo. La foto fue tomada el 19 de octubre de 2013. XFiles.gr enmascara la cara del Sr. X para preservar su anonimato. (Crédito: XFiles.gr)

Fotografía tomada segundos después de la imagen con el OVNI. (Crédito: XFiles.gr)

El Sr. X capturó la imagen usando una cámara PowerShot SX40 de Canon. La imagen fue tomada por la esposa del Sr. X, con el Sr. X en el primer plano de la imagen. Había un helicóptero en la zona en ese momento, pero el señor X cree que la foto muestra un objeto con forma de disco sobre el templo.


Primer plano de la fotografía OVNI con el Templo de Poseidón. (Crédito: XFiles.gr)

El Sr. X envía la imagen a XFiles.gr con el fin de compartir su avistamiento y buscar una respuesta a lo que realmente podría ser el OVNI en su imagen. Para obtener más información y versiones más grandes de las imágenes visite XFiles.gr.

miércoles, 30 de octubre de 2013

Hace 75 años, "La Guerra de los Mundos" desataba el pánico. ¿O no lo hizo?

Hace 75 años, "La Guerra de los Mundos" desataba el pánico. ¿O no lo hizo?
por Mark Memmott

Orson Welles presentando un programa de radio en 1938, el mismo año en que se emitió el falso noticiero de La Guerra de los Mundos. (Crédito: AP).

Interrumpimos este blog para transmitir un boletín especial:

¡Los marcianos han invadido Nueva Jersey!

Bien, por lo que sabemos esto no ha sucedido.

Pero queríamos emitir dicha alerta falsa porque hace 75 años esta noche, como nuestro amigo Korva Coleman señaló en el Noticiero NPR, Orson Welles y su troupe de actores de radio interrumpieron la programación de la Columbia Broadcasting System para "informar" que nuestro planeta había sido invadido. 

Desde entonces, ha sido aceptado como un hecho que la emisión atemorizó a muchos estadounidenses.

Morning Edition señaló en 2005 que "los oyentes entraron en pánico, pensando que la historia era real". Muchos supuestamente saltaron a sus coches para huir de la zona de la "invasión".
El fin de semana pasado, nuestros colegas en Radiolab dedicaron su primera hora en vivo a una "inmersión profunda en uno de los momentos más controvertidos de la historia de radiodifusión: el radioteatro de Orson Welles de 1938 sobre marcianos invadiendo Nueva Jersey". 

Según Radiolab, cerca de 12 millones de personas estaban escuchando cuando la transmisión de Welles salió al aire y "aproximadamente 1 de cada 12... pensaba que era verdad y... un porcentaje de aquél millón de personas salió corriendo de sus casas". 

"Esto constituye un importante desborde", dice Radiolab.

¿Invasor? No, es un hombre vestido como uno en 1988. Estaba en Grovers Mill, Nueva Jersey, en una celebración del 50 aniversario de la emisión de La Guerra de la Mundos. (Crédito:Chris Lischy/AP )
Bueno, Slate tiene una opinión diferente. "El supuesto pánico era tan pequeño que es prácticamente incalculable en la noche de la emisión", concluye. Según Slate:
"Muchas menos personas escucharon la transmisión - y menos aún entraron en pánico-. de lo que la mayoría de la gente cree hoy ¿Cómo lo sabemos? La noche en que el programa salió al aire, el servicio de calificaciones C.E. Hooper telefoneó a 5.000 hogares para su encuesta nacional de calificaciones ¿Qué programa estás escuchando? preguntó el servicio a los encuestados. Sólo el 2 por ciento respondió "escuchar" una radio o "el programa de Orson Welles", o algo similar indicando CBS. Ninguno dijo un "programa de noticias", según un resumen publicado en Broadcasting. En otras palabras, el 98 por ciento de los encuestados estaban escuchando a otra cosa, o nada en absoluto, el 30 de octubre de 1938. Esta calificación minúscula no es sorprendente. El programa de Welles fue programado en contra de uno de los programas nacionales más populares en la época -Chase and Sanborn Hour, del ventrílocuo Edgar Bergen, un programa de comedia-variedades".
Slate también sostiene que no hay datos para apoyar la idea de que muchos oyentes se enteraron de la emisión y la sintonizaron durante la misma. Y señala que "varios afiliados importantes de CBS (incluyendo WEEI de Boston) se adelantaron a la difusión de Welles a favor de la programación comercial local, reduciendo aún más su audiencia".

Entonces, ¿cómo la historia del "pánico" creció en los últimos años? Slate culpa a los periódicos, que supuestamente "se apoderaron de la oportunidad que ofrece el programa de Welles para desacreditar a la radio como fuente de noticias. La industria de la prensa sensacionalizó el pánico para demostrar a los anunciantes y a los reguladores que la gestión de la radio era irresponsable y no era confiable".
 

Radiolab no es el único medio de comunicación que marca el 75º aniversario, por supuesto. También existe un informe de American Experience PBS-TV, que dice que "aunque la mayoría de los oyentes entendieron que el programa fue un radioteatro, los titulares del día siguiente informaron de que miles de personas cayeron en el pánico, convencido de que Estados Unidos estaba bajo un mortal ataque marciano".

¿Entonces qué fue esto, un pánico masivo o una histeria exagerada? ¿Algo en el medio? Este blogger recuerda a su padre diciendo que la emisión pasó mayormente desapercibida en las tranquilas colinas del oeste del estado de Nueva York. 

http://www.npr.org/blogs/thetwo-way/2013/10/30/241797346/75-years-ago-war-of-the-worlds-started-a-panic-or-did-it 

Modificado por orbitaceromendoza

¿Cuándo empezamos a creer en los marcianos? ¿Por qué nos detuvimos?

¿Cuándo empezamos a creer en los marcianos? ¿Por qué nos detuvimos?
por Lauren Davis


Crédito: vfxhq.com

Hoy en día, tenemos rovers que estudian diligentemente la superficie de Marte, pero hace 100 años, no era raro que las personas creyeran que marcianos inteligentes ocuparon el Planeta Rojo, y 100 años antes de aquello, visiones de los habitantes de la Luna bailando en la mente de muchas personas. ¿De dónde salieron esas ideas de extraterrestres inteligentes cercanos? Y ¿por qué dejamos de creer en ellos?

Alienígenas ancestrales

Los habitantes lunares aparecen sorprendentemente temprano en el canon de la literatura occidental. En el siglo VII aC, Tales de Mileto describe la Luna como un cuerpo esférico, al igual que la Tierra, proporcionando a las personas que soñaban con la vida inteligente no humana una plataforma perfecta para sus imaginaciones. Algunos seguidores del filósofo y matemático Pitágoras, entre ellos Philolaos, afirmaron que la Luna estaba habitada por animales y plantas más bellas que las de la Tierra (los animales, en particular, eran 15 veces más potentes y por alguna razón no produjeron excrementos). En el poema del primer siglo antes de Cristo De rerum natura de Lucrecio, el filósofo romano señala que, dado el carácter expansivo del universo, es probable que la vida no sea exclusiva de la Tierra, sino que debe existir en el cosmos en otros lugares.
 

Crédito: centauri-dreams.org
Famosamente, la sátira Historia Verdadera de Luciano de Samosata aparece en escena alrededor de 177 dC y cuenta una guerra entre los habitantes del Sol y los habitantes de la Luna. Por supuesto, a diferencia del título, Luciano en realidad no creía en la existencia de estos extraterrestres en particular, era no más que la suplantación de los cuentos de viaje y la creación de un antiguo precursor de la ciencia ficción en el proceso.

Pero, como señala Giancarlo Genta en Lonely Minds in the Universe, otros planetas no eran necesariamente un prerequisito para creer en la vida extraterrestre en la antigua Europa. Los filósofos de la escuela epicúrea creían en la existencia de una pluralidad de mundos, lo que era decir una multitud de universos. Para nuestra realidad, la teoría no fue nada especial. Es probable que haya otros reinos de la existencia, con sus propias formas de vida. 

E. T. y el Renacimiento

En la Edad Media, personas como Tomás de Aquino y Dante Alighieri formaron la popular visión europea del universo, pero el Renacimiento trajo una nueva generación de pensadores que miraron hacia atrás a los escritores griegos y romanos de la antigüedad, y emplearon el desarrollo de la ciencia de la astronomía. En la víspera del Renacimiento, un par de teólogos del siglo 15, Nicolás de Cusa y William Vorilong, contemplaron una visión de múltiples mundos del universo. Nicolás admitió que cualquier especulación sobre la vida en otros mundos no tiene fundamento, pero aún consideraba la posibilidad de seres inteligentes viviendo en el Sol y la Luna. Vorilong argumentó que había razones para creer que Dios podía crear otro mundo habitado, pero que dejó el problema de la redención de los habitantes por medio de Cristo. Vorilong, por su parte, alegó que el sufrimiento y muerte de Cristo podían redimir un número infinito de mundos, "pero no sería apropiado para Él que se fuera a otro mundo para tener que morir de nuevo".


Crédito: aporrea.org

La investigación de Nicolás Copérnico desafiaría la visión geocéntrica del universo, colocando a nuestro planeta y los cuerpos celestes cercanos en su lugar alrededor del Sol. Esto serviría para inflamar la imaginación de un fraile dominico del siglo 16, Giordano Bruno. La cosmología de Bruno no estaba basada en su propia investigación, sino que usó los escritos de otros filósofos y científicos para formar su visión del mundo. Sorprendentemente, Bruno afirmó que las estrellas en el cielo nocturno eran soles por sí mismos, y que los planetas deben girar en torno a ellos como los planetas de nuestro sistema solar giran alrededor del Sol. Dios, creía Bruno, había creado innumerables sistemas solares con innumerables planetas, incluyendo otras formas de vida. Además, más peligrosamente, afirmó que Dios no tenía ningún apego especial a cualquier parte del universo, Él estaba tan presente en la Tierra como en el Cielo y en cualquier otro rincón del cosmos.

Bruno fue finalmente arrestado por blasfemia, herejía y conducta inmoral, y posteriormente fue quemado en la hoguera en 1600. Debido a que algunos de los cargos que entrañaba su entonces peculiar cosmología, Bruno es a menudo presentado como un hombre que fue ejecutado porque creía en los pequeños hombres verdes. La mayoría de los historiadores que estudian la creencia en los extraterrestres, sin embargo, tienen en cuenta que la creencia de Bruno en los extraterrestres era un cargo menor en comparación con su rechazo de la divinidad de Cristo y las acusaciones de que practica la magia diabólica -estos últimos cargos son probablemente por los que el hombre fue ejecutado.

Como la imagen astronómica de nuestro sistema solar se hizo más clara, algunos de los científicos que miraban a través de telescopios y leyeron los informes de sus compañeros, del mismo modo se vieron preguntando sobre el estado de la vida en otros planetas. Después de la lectura del panfleto de Galileo de 1610 Siderius nuncius, Johannes Kepler especuló sobre la posibilidad de que la vida no estuviera en uno de nuestros vecinos más cercanos, sino en Júpiter, escribiendo:

Esas cuatro pequeñas lunas existen para Júpiter, no para nosotros. Cada planeta, a su vez, junto con sus ocupantes, se sirve de sus propios satélites. De este razonamiento se deduce con el más alto grado de probabilidad de que Júpiter está habitado.

Sin embargo, en su libro Somnium, que imagina a un estudiante de Tycho Brahe transportado a la Luna, Kepler afirma que ningún planeta está tan bien adaptado a la vida como la Tierra. Galileo, por su parte, se mostró escéptico sobre la idea de plantas, animales o vida humana en otros cuerpos celestes.

El Siglo de las Luces abre con extraterrestres 

Crédito: usyd.edu.au
El libro de 1686 de Bernarnd le Bouvier de la Fontenelle, Conversación sobre la Pluralidad de los Mundos, resultó ser un influyente tratado sobre la noción de vida en otros planetas. Fontenelle era un creyente en la explicación de los conceptos científicos para que puedan ser comprendidos por un público no especializado, y la Conversación sobre la Pluralidad de los Mundos es visto como una de las primeras obras del Siglo de las Luces. A través de ella, introdujo un público más amplio al modelo copernicano del universo y la posibilidad de vida en otro mundo. Aunque la Conversación era aparentemente un texto científico (y ganó el autor una elección a la Académie française), las descripciones de Fontenelle de estos posibles extraterrestres eran enormemente fantasiosas; describe a los habitantes de Mercurio y Venus como quemados por el Sol (por supuesto, los venusinos son también "amorosos"), mientras que los habitantes de Júpiter son "Flegmatik" y los satélites funcionan como colonias para el planeta principal. Gracias al ingenioso y versado tono de Fontanelle (es un libro de lectura agradable, incluso para el público moderno), el libro resultó un gran éxito. Fue reimpreso sin parar y ya estaba disponible en inglés en 1688; para 1800, también estaba disponible en alemán, danés, alemán, griego, italiano, polaco, ruso, español y sueco. 

No es de extrañar que tanta gente educada en el siglo 18 declararía inequívocamente que los diversos planetas estaban habitados. Considere la edición de 1749 del Almanaque del Pobre Richard, en la que Benjamin Franklin escribió: "Es la opinión de todos los modernos filósofos y matemáticos que los planetas son mundos habitables". Franklin no pudo tener toda la razón en ese aspecto, pero como el Renacimiento dio paso a la era moderna, la creencia en los marcianos, selenitas, y otros vecinos extraterrestres era bastante común. En 1725, el reverendo y filósofo natural William Derham publicó un libro popular intentando reconciliar a la astronomía moderna con la teología, con una afirmación de que el Sol, los planetas y los cometas estaban habitados. En 1755, Historia Natural Universal y Teoría del Cielo de Immanuel Kant incluyó largas especulaciones sobre los habitantes de otros mundos solares, aunque prohibió a su editor incluir esos pasajes especulativos en la edición de su libro de 1791, sintiendo que su joven imaginación había sido excesiva. En 1768, el astrónomo escocés James Ferguson escribió Una Fácil Introducción a la Astronomía para los Jóvenes Caballeros y Señoras, un diálogo que incluye a un personaje diciendo: "No me puedo imaginar a los habitantes de nuestra Tierra siendo mejores que los de otros planetas". Entre los estadounidenses y los europeos de cierta clase y educación, la creencia en la vida en nuestros cuerpos vecinos era la norma.

La búsqueda de vida extraterrestre

Sir William Herschel (Crédito: redorbit.com)
Es muy posible que la promesa de descubrir vida en otros planetas fue lo que motivó a Sir William Herschel a abandonar una carrera en la música y prestar su atención a los telescopios. Inspirado por los escritos astronómicos de Ferguson (y, con toda probabilidad, las conferencias de Ferguson), Herschel se convirtió en un buscador incansable de los cielos, construyendo cientos de telescopios, con la esperanza de obtener una mejor visión de nuestro sistema solar. En 1781, él "descubrió" Urano (no era la primera persona en detectarlo, pero su observación llevó a ser correctamente identificado como un planeta), y también fue el primero en observar las lunas de Urano, Titania y Oberón, y las lunas de Saturno, Mimas y Encelado. Él descubrió la existencia de la radiación infrarroja. Pero nunca hizo un descubrimiento que hubiera esperado en toda su carrera: el descubrimiento de vida extraterrestre. Herschel creía que que la Luna, los planetas y hasta el Sol estaban habitados, y sus observaciones cercanas de la Luna, en particular, se llevaron a cabo con la esperanza de descubrir vida allí. A veces escribía que había observado ciudades o vegetación en la Luna, pero en 1783, confesó que, a pesar de haber dedicado años de su vida a la búsqueda en la Luna, no había encontrado ninguna prueba óptica que estuviera habitada.

Crédito: wikimedia.org
Vale la pena mencionar que los compañeros astrónomos de Herschel no compartían universalmente su convicción de que la Luna estaba habitada. Cuando presentó un documento sobre sus observaciones lunares a la Royal Society, incluyó la línea, "el conocimiento de la construcción de la Luna nos lleva insensiblemente a varias consecuencias... como la gran probabilidad, por no decir la certeza casi absoluta, de su ser habitado". En ese momento, los astrónomos ya sabían que la Luna probablemente carecía de una atmósfera, y cuando Nevil Maskelyne, el Astrónomo Real, preguntó sobre la línea, Herschel precedió parte de su argumento a favor de la vida en Marte, con la exigencia de que Maskelyne no lo llamara un "lunático". Pero Herschel no estaba solo en su creencia Lunar. Johann Hieronymus Schröter, por ejemplo, publicaría su Selenotopographische Fragmente en 1791 y 1802, con el argumento de que una atmósfera lunar era posible (y de hecho, afirmó haber observado un crepúsculo lunar en 1792, aunque el crepúsculo más tarde resultó ser una ilusión óptica) y que los selenitas podrían perfectamente situarse para la vida en la Luna.

Pero aunque la vida en la Luna que se estaba buscando era cada vez menos probable, todavía habían científicos con la esperanza de encontrar vida inteligente en las inmediaciones. Si no podían espiarlos con un telescopio, ¿por qué no enviar un mensaje a nuestros compañeros seres inteligentes? Joseph Johann von Littrow, director del Observatorio de Viena, y el famoso matemático Carl Friedrich Gauss habían estado vinculados a las ideas de principios del siglo 19 de crear mensajes que se pudieran ver desde el espacio, aunque no está claro que ninguno de los dos en realidad participaran en estos programas planificados. Según la historia, Littrow sugirió cavar enormes zanjas en el Sahara en diversas formas geométricas y luego llenarlas con queroseno y encenderlas en llamas. En la historia de Gausspropuso la construcción de un heliotropo compuesto por 100 espejos de 16 pies cuadrados que luego lo utilizarían para enviar la luz a la Luna, alertando a los residentes lunares de nuestra presencia.

Este es el mundo en el que nació el Gran Engaño de la Luna.

Otro elemento en el debate sobre la vida en otros planetas literalmente caería del cielo. En 1859, el químico Friedrich Wöhler estudió un meteorito y encontró que contenía una sustancia carbonosa; la presencia de materia orgánica en el meteorito, dijo, proporciona un "argumento de peso" para la vida fuera de la Tierra (irónicamente, unas décadas antes, Wöhler había demostrado que los compuestos orgánicos se podrían sintetizar en un laboratorio). Un meteorito que cayó en Orgueil, Francia, en 1864 se encontró que contenía ciertos compuestos asociados con la descomposición de la vida antigua. La posibilidad de vida extraterrestre se veía mejor, tan bien de hecho, que Sir William Thomson, entonces presidente de la Asociación Británica, se proclamó confidente a la organización en la creencia de muchos mundos conteniendo vida durante su discurso presidencial de 1871.

Y, a los ojos de algunos astrónomos, Marte pronto se vería como un posible candidato para la vida.

El gran debate del canal marciano

Giovanni Virginio Schiaparelli y los "canali" marcianos (Crédito: astroperinaldo.it)

Así que aquí está una historia que recuerdo una y otra vez haber oído cuando era niña: En 1877, Giovanni Virginio Schiaparelli vio unas líneas onduladas en la superficie de Marte y las describió como canali, palabra italiana que equivale a "canal" y a "conducto". Esto causó un gran revuelo entre la gente que suponía que canali se refería a canales artificiales. En mi mente infantil, asumí toda la cosa que se ​​aclaró más tarde, pero la verdad es más complicada que eso.


Crédito: openlibrary.org
La verdad es que los astrónomos comenzaron a apuntar sus telescopios hacia Marte, con la esperanza de ver las mismas características que Schiaparelli había informado, pero eso no ocurrió. No sólo estos astrónomos no creyeron que los marcianos habían construido los canali, no creían que los rasgos existieran en lo absoluto (su aparición fue en realidad causada por una ilusión óptica). En 1882, los únicos campeones de los canales de Schiaparelli fue el astrónomo francés Camille Flammarion y el propio Schiaparelli, que para entonces realmente comenzó a sugerir que los canali eran, de hecho, conductos en lugar de canales. Estas afirmaciones de vida marciana fueron aparentemente reforzados por destellos brillantes que se vieronn en el planeta en 1888. La mayoría de los astrónomos pensaron que había una explicación no extraterrestre para los destellos (los habían, era el reflejo de la luz solar en las cimas de las montañas), pero los marcianos comenzaron a aparecer en las obras de divulgación científica. La revista Science publicó un artículo sugiriendo que los mares marcianos eran en realidad grandes extensiones de vegetación y Flammarion publicó La planète Mars et ses conditions d'habitabilité. Flammarion supuso que Marte albergó una civilización superior, con el argumento de que Marte era un planeta antiguo y por lo tanto la vida había tenido más tiempo para progresar.

En esta dudosa batalla entró Percival Lowell, descendiente de una antigua familia de Boston. Después de leer el libro de Flammarion, Lowell estaba convencido de que la vida debía existir en Marte, y decidió dedicarse a la astronomía. Salió corriendo a Flagstaff para construir un observatorio (Observatorio Lowell) con la esperanza de atrapar la oposición de Marte en 1894. Cuando llegó la oposición, Lowell puso el ojo en el telescopio de su inacabado observatorio y trazó 184 canales.

Los "canales" marcianos descubiertos por Percival Lowell y difundidos en una publicación de la época (Crédito: astroengine)

Lowell impulsó la manía de Marte entre el público en general, que creía en gran medida sus reportes de los canales y se preguntaba quién podría haberlos construido. Cuando las publicaciones de astronomía ya no aceptaban su trabajo, publicaría sus hallazgos en revistas y periódicos, los que no parecían demasiado fantásticos junto a los relatos de los pueblos no contactados y a las expediciones al Polo Sur. Entre los astrónomos profesionales, Lowell recogió muchos detractores, especialmente los directores de los observatorios de Lick y de Harvard, e incluso el propio presidente de Harvard, Charles Eliot. Sin embargo, mientras que algunos astrónomos de la época mantendrían su creencia en una civilización marciana y otros declararían a Marte completamente inhabitable, muchos fueron llegando a la conclusión de que no podían saber con certeza si Marte estaba habitado, por lo menos no todavía.

Tesla y Marconi reciben un mensaje de Marte

Carta escrita por Nikola Tesla al editor del New York Times (Crédito: elcorreo.com)
 
Nunca se hizo nada en torno a la excavación de las zanjas de queroseno en el Sahara. En 1909, William Pickering, ex asociado de Lowell, propuso erigir una superficie espejada gigante (por una suma de $ 10 millones) para utilizar los rayos del sol para señalar a Marte. En una carta al editor del New York Times, Nikola Tesla describió las fallas en el plan del espejo de Pickering, y reveló que él creía que los marcianos ya se había puesto en contacto:


Personalmente baso mi fe en las débiles perturbaciones planetarias eléctricas que he descubierto en el verano de 1899, y que, según mis investigaciones, no pudo tener su origen en el Sol, la Luna, o Venus. Continuando el estudio ya me ha convencido de que deben haber surgido de Marte. Toda duda a este respecto se disipará pronto.

Tenía sus propias ideas para la señalización de los marcianos, que, naturalmente, implicaba el uso de sus propios transmisores inalámbricos:

Pero hay una forma de ponernos en contacto con otros planetas. Aunque no es fácil de ejecución, es simple en principio. Un circuito adecuadamente diseñado y dispuesto está conectado con uno de sus extremos a un terminal aislado a cierta altura y con el otro a la Tierra. Inductivamente relacionado con él está otro circuito en el que las oscilaciones eléctricas de gran intensidad son creados por los medios ya familiares para los electricistas. Esta combinación de aparato es conocido como mi transmisor inalámbrico.

Mediante una cuidadosa sintonía de los circuitos el experto puede producir una vibración de poder extraordinario, pero cuando ciertos artificios, que todavía no he descrito, son recurridos a la oscilación que alcanza trascendiendo intensidad. De este modo, como dije en mis registros técnicos publicados, he pasado una corriente poderosa por todo el mundo y alcanzado actividades de muchos millones de caballos de potencia. Suponiendo sólo una tasa de 15 millones, fácilmente obtenible, ésta es 6000 veces mayor que la producida por los espejos de Pickering.
Crédito: davidszondy.com
En 1919, Guglielmo Marconi, también, comenzó a recibir señales misteriosas, y en 1921, el New York Times informó que Marconi creía que el origen de esas señales era sin duda marciano. La Armada de Estados Unidos terminó participando en esta caza de los habitantes del planeta rojo; durante tres días en agosto de 1924, todas las estaciones navales en el Pacífico dejaron su transmisión, de manera que las señales de Marte podían entrar sin obstáculos. Pero no habían habladores marcianos en la radio.

Mirando más allá de Marte

Poco a poco, las visiones
reales de la vida inteligente en Marte, se vieron ensombrecidas por las representaciones ficticias de los marcianos. Y, en el transcurso del siglo 20, nuestra tecnología evolucionó con mejores telescopios y métodos más sofisticados para estudiar el planeta. En el momento que enviamos naves a fotografiar y luego explorar Marte, no estábamos soñando con encontrar vida inteligente tanto como preguntarnos si la vida era posible allí.

El universo puede no estar tan lleno de vida como Giordano Bruno imaginó, pero eso no nos detuvo para mirar a los cuerpos celestes distantes y cercanos en busca de la vida. Hemos pasado de los esquemas que usarían destellos de luz hacía Marte con espejos gigantes, a SETI escuchando señales extraterrestres. Hemos abandonado la pluralidad de mundos y contemplamos el significado de la paradoja de Fermi. En la búsqueda de marcianos y los habitantes de la Luna, hemos ampliado nuestra comprensión de nuestro pequeño rincón del universo y estamos mejor preparados para ver si podría existir vida en nuestro sistema solar y más allá. Pero la historia de estos primeros cazadores extraterrestres proporciona un valioso recordatorio de que debemos desentrañar los misterios del universo donde los haya, y no asumir que vamos a encontrar la vida y qué forma esa vida podría tomar.